Brecha digital y personas mayores.

En los últimos años, se ha detectado un avance significativo en el interés por el manejo por parte de las personas mayores de las Tecnologías de la Información y Comunicación. Cada vez existe un interés mayor en aprender el manejo de las Redes Sociales, como sistema para comunicarse con los suyos o para estar informado de lo que ocurre en su entorno; su ciudad, su pueblo o su barrio.

Debemos abandonar el estereotipo comúnmente extendido de que las personas mayores no acceden a estos recursos porque no los entienden. Es posible que el aprendizaje de los conceptos sea algo más lento, pero esto únicamente se debe a que no son «nativos digitales» y tienen que interiorizar conceptos y estructuras visuales totalmente nuevos para ellos; pero la necesidad de estar conectado y el interés en estas nuevas formas de comunicación está procurando grandes avances en la paulatina disminución de la brecha digital.

Esta necesidad de estar conectado que exteriorizan las personas mayores se visualiza a través de redes sociales clásicas, como pueden ser Facebook y Whatsapp. Cada vez más las diversas instituciones y Administraciones Públicas nos hemos ido dando cuenta de la importancia de estar conectados con los ciudadanos, también con los de mayor edad, a través de las redes sociales, puesto que éstas se configuran como potentes canales de comunicación y difusión de los contenidos, y que acercan las actuaciones de una determinada institución no sólo al destinatario real sino también al «potencial», favoreciendo la visibilidad del colectivo al conjunto de la Sociedad y evitando concepciones parciales y estereotipadas del mismo.

Haciendo un análisis de mi experiencia con las redes sociales, he de reconocer que en un principio tenía bastantes reservas sobre la capacidad de llegar a conectar con el colectivo de personas mayores, pero la verdad que me he ido afirmando en su enorme poder y su gran relevancia. Cada vez son más las personas mayores que me dicen «lo he visto por Facebook». Por dar un dato, de los 564 personas que siguen mi perfil, 101 son socios del Centro de Personas Mayores de El Espinar. Evidentemente, no llegamos a todos nuestros socios, pero sí lo hacemos con un número bastante importante, que en la mayor parte de los casos coinciden con el grupo con mayor grado de implicación y participación. Todo ello sin contar con el efecto multiplicador que se puede generar con el seguimiento de familiares (hijos, nietos) que pueden favorecer en la difusión de la información.

Con la emergencia del Covid-19, se ha hecho más evidente la necesidad de avanzar en la adquisición de habilidades digitales. La administración electrónica está cada vez más cerca de ser un hecho y todos los ciudadanos deben de estar preparados para «relacionarse electrónicamente», si no quieren quedarse fuera. Las empresas privadas, como por ejemplo los bancos, son un ejemplo claro del cambio en las relaciones que se ha producido como consecuencia de la digitalización. Prácticamente todas las operaciones pueden realizarse a distancia, sin necesidad de acudir a una sucursal, y a través de una APP del móvil. Y como habéis podido observar no han dado marcha atrás, aún sabiendo que una parte importante de las personas pueden quedarse fuera, al no tener acceso a la vía telemática.

Las Administraciones Públicas tenemos mucho margen de mejora en la aplicación de la administración digital para favorecer las relaciones con el ciudadano. Existen buenos ejemplos de herramientas muy útiles, como por ejemplo la que te permite pedir cita previa con tu médico (SACyL-Conecta), pero debemos atrevernos y buscar nuevas formas de comunicación que supongan una ventaja para los usuarios, como por ejemplo «Servicios de Información» vía correo electrónico o Whatsapp, evitando esperas y desplazamientos innecesarios a los ciudadanos para realizar consultas básicas. Y aprovechando la atención presencial para lo verdaderamente importante, la relación de ayuda.

Desde los centros de personas mayores debemos actualizar los «planes de digitalización», incluyendo los contenidos necesarios para el adecuado funcionamiento de las personas mayores en su vida diaria, realización de trámites, gestiones, búsquedas a través de Internet, y aprovechando que prácticamente «todas» las personas contamos con un ordenador en nuestro bolsillo-nuestro teléfono móvil.

Publicado por David Calvo

Profesional de los Servicios Sociales. Explorando metodologías innovadoras, centradas en las personas. @SiempreEnBeta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: